Agrupación Musical

Agrupación Musical

Desde el nacimiento de la Cofradía Cristo del Gran Poder, en el año 1994, un grupo de entusiastas hermanos, que en la mayoría de los casos habían pertenecido anteriormente a otras formaciones musicales, muestran a la Junta de Seises su deseo de formar una banda de cornetas y tambores en el seno de la Cofradía. Es a finales del año 1997 cuando de la mano de nuestro hermano de honor D. Juan José Lucas Jiménez, la Cofradía puede adquirir instrumentos para dar forma a lo que hoy es nuestra banda.

Es en dicho año cuando se realiza la primera reunión con los interesados y comienzan los ensayos en los aledaños del Instituto Lancia. El frío leonés, la oscuridad sólo entorpecida por una farola del final de la calle y las típicas quejas de los vecinos, no impiden que el entusiasmo de 28 personas dé sus frutos en la Semana Santa de 1998.

En estos años, muchos han sido ya los conciertos, actos y procesiones donde hemos tomado parte. La ciudad de León y su provincia han sido lugares habituales, sin olvidar la participación ya habitual en la Semana Santa de Oviedo o conciertos fuera de nuestros límites provinciales como Reinosa. Procesiones del Cristo del Gran Poder, Cristo del Perdón, Bienaventuranzas, Jesús Divino Obrero, Santo Entierro de Angustias y Minerva, los Pasos del Dulce Nombre y los entierros de Boñar, Guardo, Astorga, Valencia de Don Juan. Participaciones en Sahagún, etc… son parte de un currículum que con los años se va ampliando.

En Septiembre del año 2012, debido a diversas circunstancias y a un cambio de la concepción en el estilo musical de los componentes de la banda de cornetas y tambores, se decide proponer a la Junta de seises la transformación de la banda en una nueva Agrupación Musical. Una vez obtenido el apoyo y la financiación de la Junta de seises para este nuevo proyecto, a mediados de octubre del 2012 se comienzan los ensayos de esta nueva andadura, esperando así poner los cimientos y las bases de una nueva formación que esperemos tenga un gran alcance y gran recorrido en la música de la Semana Santa leonesa.

La experiencia nos dice que en una banda o agrupación de Semana Santa no sólo deben escucharse las marchas que interpretan, también sus silencios, sus miradas y sus gestos, para sentir el verdadero respirar de la misma, porque lo importante es el sonido a hermandad que llevan dentro.